Feeds:
Entradas
Comentarios

BIODIVERSIDAD

Biodiversidad?, has oído hablar de esta palabra?, es sumamente importante su entendimiento y comprensión para valorar y respetar el conjunto de elementos que le dan significado. En esta primera parte vamos a ver qué entendemos por biodiversidad, a revisar algunos esfuerzos que se han realizado para darle un órden coherente y, a tomar una pequeña probada de lo que la vida ha sido capaz de hacer a lo largo de la evolución. En la segunda parte veremos su importancia, las diferentes amenazas que enfrenta y los esfuerzos que se hacen para su protección.

leopardo-de-las-nieves

Biodiversidad – ¿Qué es?

La biodiversidad o diversidad biológica se refiere a toda la variedad en que la vida se manifiesta en el planeta. Comúnmente, se conoce como la riqueza de especies (diversidad alfa), es decir, el número de especies diferentes que habitan en un área geográfica determinada.

Pero la diversidad no sólo se presenta entre especies, sino dentro de las mismas más aún a niveles mayores; de este modo tenemos también la diversidad entre genes y la diversidad ecosistémica. La diversidad genética es cuando los alelos de los genes varían entre miembros de una misma población y, es precisamente sobre ésta variación dónde actúa el proceso evolutivo, lo que da como resultado que organismos de la misma especie tengan características físicas diferentes; éstas diferencias con el tiempo, pueden o no remarcarse por acción de diversos factores como la mutación o las condiciones ambientales. La diversidad ecosistémica algunas veces llamada geográfica o ecológica es la variedad de ambientes existentes, sus procesos ecológicos y los tipos de comunidades de organismos que presentan.

Formas de vida distintas

En la naturaleza existen infinidad de formas y tamaños. Por ejemplo se han descrito 950,000 especies de insectos y se cree que puede haber hasta 30 millones. Para facilitar el estudio de la biodiversidad se han desarrollado sistemas para agrupar o clasificar a los organismos. La agrupación de seres vivos se hace de acuerdo con ciertas características que comparten y que son la manifestación del medio donde viven y de su herencia genética. Las características seleccionadas para clasificar indican las semejanzas entre organismos de un mismo grupo y las diferencias con los de grupos distintos. Entre estas características se encuentran los rasgos físicos (color, forma y tamaño), la alimentación, el hábitat y la organización estructural y funcional. De este modo tenemos organismos unicelulares que están constituidos por una sola célula, como algunas algas, y seres pluricelulares que están formados por dos o más células. Además existen dos tipos de célula, la célula procariota que no tiene núcleo y la eucariota que si lo tiene.

También se distingue, entre organismos macroscópicos que pueden verse a simple vista y organismos microscópicos que sólo pueden ser vistos con ayuda de un microscopio.

Otra diferencia radica en cómo el organismo obtiene energía. Si necesita oxígeno se le llama aerobio, como el pez que toma el oxígeno del agua mientras el perro lo toma del aire; y si no requiere oxígeno, se nombra anaerobio, como las levaduras y algunas bacterias.

Existen también organismos autótrofos que son capaces de elaborar su propio alimento a partir de sustancias inorgánicas, como lo hacen las plantas verdes, y organismos heterótrofos que no pueden elaborar su propio alimento y necesitan consumirlo ya elaborado, como es el caso de los animales.

Dependiendo del hábitat los seres vivos son acuáticos o terrestres. Los acuáticos viven y se desarrollan dentro del agua y los terrestres habitan en la superficie de la tierra e incluyen a los organismos que pueden volar.

Se cuenta además con un sistema de clasificación jerárquica que está basado en la forma, genética y ecología de los organismos y que se guía por principios evolutivos. Comúnmente se le conoce como los 5 reinos: Animalia, Plantae, Protista, Fungi y Monera. Los reinos son la categoría superior de agrupación, y la especie es la categoría inferior que designa a un organismo con características particulares. Entre estos dos extremos se encuentran categorías intermedias siguiendo este orden: Reino División o Filum Clase Orden Familia Género Especie Esta división, ha sido modificada por diversos autores, sin embargo, ha permanecido el esquema original de los 5 reinos.

Más recientemente se agregó una nueva clasificación basada en la estructura celular y en la semejanza genética de los organismos. Incluye 3 grandes grupos denominados dominios: archaea, Eubacteria y Eucaria, los cuales se colocaron como categoría superior al reino.

Diferentes herramientas y elementos útiles para la casificación de los seres vivos se han ido descubriendo con el avance de la tecnología. Tanto es así que ahora son los mapas genéticos los que han revelado parentesco entre especies aparentemente distintas.

Con todo, el orden lógico de las formas de vida sólo tiene sentido si se le brinda una utilidad práctica para fomentar la investigación, el aprovechamiento racional y el respeto de la biodiversidad.

Que tal comunidad de wordpress y usuarios ajenos a esta, ya está aquí la segunda parte (no olviden leer la primera) dedicada a los alados cazadores, nocturnos en su mayoría, los murciélagos, seres tan diversos como interesantes y muy poco comprendidos. Comenzaré con lo que a mi parecer es la manera más idónea de entender la gran variedad de los murciélagos, es decir, la exploraciòn de las principales características de su modus vivendi:

Primero, los insectivoros tienen gran importancia como reguladores biológicos de insectos, particularmente en el caso de aquellos quirópteros que forman grandes colonias, en ocasiones de varios de cientos de miles de individuos. Si cada uno comiera sólo 10 gramos de insectos por noche, una colonia de 100 000 individuos devoraría en ese mismo lapso ¡¡¡una tonelada de insectos!!!

Considerando que muchos de los insectos que comen pueden ser nocivos para los cultivos agricolas, deberíamos agradecer el servicio que de ellos recibimos. Por ejemplo Tadaria brasiliensis y Myotis yumanesis, tienen gran importancia en la regulación de insectos nocivos en el Valle de Sacramento (Long et al., 1998).

En México la mayoría de las especies de murciélagos (93 especies, 67.88%) se alimentan básicamente de insectos y otros invertebrados. Muchos capturan sus presas al vuelo, a cielo descubierto, pero otros prefieren escudriñar entre las ramas de árboles y arbustos en busca de insectos desprevenidos; nunca faltan extremistas, y al menos una especie prefiere volar cerca del piso del desierto en busca de escorpiones y otros artrópodos amenazadores (Sierra madre, 1997).

Por su parte, los frugívoros, al alimentarse de frutos hacen que las semillas de diversos vegetales sean distribuídas por sitios lejanos a su lugar de origen; éstas, al atravezar el tuvo digestivo del mamífero y ser defecadas tienen una mayor probabilidad de germinar y por tanto establecerse con éxito en algún hábitat favorable, esto debido a la acción metabólica, que sobre algunas capas del tegumento de la semilla, ejerce el jugo gástrico, las enzimas y la flora y fauna intestinales del murciélago. Lo anterior coloca a los quirópteros como importantes dispersores de semillas, más aún suelen consumir plantas pioneras de bosques, es decir, aquellas que crecen en los primeros estadíos de sucesión y que brindan las condiciones adecuadas para que otras semillas de distintas especies de árboles de bosque maduro crezcan (Richard, 1993).

En la República Mexicana 22 especies de quirópteros (es decir el 16.06%) se han adaptado durante algunos millones de años a una dieta basada en frutas. Aquí, los murciélagos revolotean en torno a arbustos y recorren las copas de los árboles seleccionando la fruta con madurez óptima. La intrincada relación que guardan con las plantas de los bosques y selvas es tal que las semillas de muchas especies no podrían germinar con facilidad si no pasaran por el tubo digestivo de los murciélagos. Es fácil imaginar a miles y miles de murciélagos que reforestan las selvas sin ningún fin de lucro, porque alegremente evacuan su carga al vuelo.

También encontramos murciélagos nectarívoros, con un papel muy importante ya que al visitar las flores de distintas plantas e impregnarse con el polen de éstas, pueden acarrearlo y depositarlo en el estigma de otras flores, llevando a cabo la polinización. Existe una impresionante coevolución entre las flores y los murciélagos que las polinizan. A menudo, los murciélagos son muy selectivos y ningún otro animal podría polinizar esas flores. Sin la polinización las plantas no se reproducirían y no habría semillas para la regeneración del bosque.

Existen murciélagos mexicanos que se nutren principal o exclusivamente de nectar y polen (12 especies, el 8.76%). Fácilmente podríamos calificarlos como colibríes de la noche, pues como aquellas aves ejercen el oficio de polinizadores, solo que en el segundo turno. La única recompensa que reciben es una buena dosis de dulce néctar y de polen de alto valor proteínico. Varias plantas han coevolucionado con ellos y tienen una fuerte interrelación, por ejemplo el género Glosophaga, que es atraído hacia las plantas con olor sulfúrico de forma innata (Helversen et al., 2000); los murciélagos son polinizadores casi exclusivos para las cactáceas; a estas alturas de la vida en la tierra la reproducción de estos vegetales ha llegado a depender estrictamente de la presencia de estos murciélagos. La eventual extinción de los quirópteros nectarívoro-polinívoros pondría en grave riesgo a muchas plantas y con ello a nuestra existencia; así como a las preciadas reservas naturales de pulque, mezcal y tequila…, pensándolo bien la perspectiva no es agradable ¿quién quiere otra crisis en especial tratándose de un tema tan sensible?

Cuando menos tres especies mexicanas de murciélagos se han convertido, por necesidad, en asesinos seriales de vertebrados pequeños, mientras que otras dos más participan ocasionalmente en dicha ocupación (en total, el 3.65%). Pero, aún estos tienen su función ecológica en los ecosistemas, controlando el crecimiento poblacional de sus presas.

Todos los murciélagos también desempeñan su funciones básicas en los ecosistemas, participando en las cadenas tróficas y contribuyendo al equilibrio ecológico dentro y fuera de sus refugios. En las cuevas tropicales, especialmente en las que permanecen secas, los depósitos de guano son la principal fuente de materia orgánica, la cual forma la base de las cadenas tróficas de numerosas comunidades de invertebrados (Ferreira et al., 1999).

Existen numerosos ejemplos, en los que se ha comprobado que el guano del murciélago es un fertilizante muy eficaz (Segura et al., 1999). En Israel, se obtuvo un aumento del 80% en la calidad del melón con un abonado a base de guano, lo que contribuyó a elevar también la tasa de exportaciones de este fruto (Moran et al., 1995). Asimismo se ha encontrado un estímulo en el crecimiento radicular en Zoysia matrella y ciertas especies de Agrostis (Maramatsu et al., 1994); mientras que los resultados de Liu et al. (1996), indicaron que su aplicación en plantaciones de gladiolas y bulbos de lila no incrementó la proliferación de ácaros.

Sin embargo, existen serias amenazas que se traducen en el contagio de 2 enfermedades de las cuales el murciélago es vector de transmisión, la rabia y el histoplasma (Taylor et al., 1999; Valdes et al., 1999), pero en la mayor parte de los casos, los encuentros pueden ser evitados (Mito, 2000; Madsen, 2000; Thomson, 1999; Pape, 1999; Austín, 1996).

LA PRESERVACIÓN DEL MURCIÉLAGO AMENAZADA:

Los murciélagos después de los roedores, son los mamíferos más abundantes, sobre todo en zonas tropicales, lo que determina que sus efectos sobre los procesos ecológicos sean de gran importancia. Sin murciélagos, posiblemente muchos ecosistemas cambiarían su naturaleza, estructura y diversidad. Sin embargo, hoy en día los murciélagos enfrentan una situación difícil, sus diferentes amenazas han ocasionado la extinción de varias especies en el mundo.

Aunque sólo algunos murciélagos están en la lista de peligro de extinción, las poblaciones de muchas otras, están decreciendo en forma alarmante. Por estas razones se hace imprescindible, el desarrollo de investigaciones ecológicas que contribuyan a la conservación de estos animales (Sierra Madre, 1997).

De manera similar a muchos otros animales, ellos forman parte del triste saldo de destrucción que va quedando del avance humano sobre bosques y otros ecosistemas. Los murciélagos son gravemente afectados por la explotación de los recursos naturales. Es muy probable que especies autóctonas hayan desaparecido o estén desapareciendo sin siquiera haber sido conocidas o estudiadas por el hombre (Richarz et al., 1993). Algunos otros factores que han ocasionado la decadencia desde una perspectiva demográfica en los quirópteros son los siguientes:

  • Un principal factor amezante común para todos los animales es la pérdida de hábitat: Con la destrucción cada vez más acelerada de bosques o otros biomas, sse quedan sin refugios y sin recursos para su sobrevivencia.
  • La contaminación. Pesticidas e insecticidas se acumulan en los organismos, reduciendo su éxito reproductivo y causando daño en los animales, lo que trae como consecuencia la disminución de sus poblaciones.
  • Por desconocimiento o por mitos. Algunas personas matan murciélagos o explotan y queman sus refugios, de esta forma mueren muchos individuos. Aquí se presentan verdaderas matanzas que no tienen ninguna justificación, como no sea el miedo irracional.
  • También las campañas encaminadas al control del murciélago hematófago, muchas veces bien intencionadas, terminan por afectar a los murciélagos en general.
  • La insuficiente capacitación de quienes ejecutan tales campañas, ocasiona que muchos murciélagos benéficos sean envenenados al no implantar un sistema de selectividad adecuado y ser confundidos con murciélagos hematófagos.

Nuestras zonas áridas, que a simple vista nos suelen parecer tan tristes y estériles, constituyen en realidad un valioso patrimonio natural donde los murciélagos tienen una presencia destacada. Tales zonas, sin embargo, no están bien protegidas por la ley y son campo prácticamente abierto para cualquier desmán ecológico. Murciélagos de zonas áridas, se encuentran seriamente amenazados.

La considerable riqueza de especies de murciélagos mexicanos, las diversas e importantes funciones ecológicas y la urgente necesidad de preservarlos como parte del patrimonio natural del país, han motivado la protección de estos animales dentro de las leyes mexicanas.

Los murciélagos, han quedado protegidos por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, ya que se incluyeron los ambientes cavernícolas en las áreas naturales protegidas.

En la Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-1994, incluye 34 especies de murciélagos distribuidos en las siguientes categorías:

v 28 Raras.

v 5 amenazadas.

v 1 en peligro.

Por tanto, la conservación de especies silvestres, en este caso de los murciélagos, no solamente depende del cumplimiento obligatorio de las leyes de cada país, sino ante todo, de la colaboración de todos aquellos individuos que interactúan con estos interesantes animales. Sin duda una actitud positiva hacia estos seres es indispensable, y será posible a través de la educación con bases científicas y éticas, transmitidas de generación en generación. La literatura citada a continuación ofrece diversas perspectivas más específicas, muy recomendadas de mi parte.

Bibliografía:

  1. Alvarez Y., Juste, J., Tabares, E., Garrido-Pertierra, A., Inanez, C., Bautista, J. M. (1999). Molecular phylogeny and morphologicla homoplasy infruitbats. Molecular Biology & Evolution, 16(8): 1061-7.
  2. Alvarez, Y., Tabares, E., Garrido-Pertierra A., Ibañez, C., Bautista, J. M. (1999). Phylogeography of Africans fruitbats (Megachiroptera). Molecular phylogenetics & Evolution, 13(3): 596-604.
  3. Astrup, J. (1999). Ultrasound detection in fish – a parallel to the sonar – mediated detection of bats by ultrasound – sensitive insects? Comparative Biochemistry & Physiology. Part A, Molecular & Integrative Phisiology, 124(1): 19-27.
  4. Austin, C. C. (1996). Bats and rabies. Journal of the American Veterinary Medical Association, 213(9): 1323-5.
  5. Beedholm, K., Mohl, B. (1998). Bat sonar: an alternative interpretation of the 10-ns jitter result. Journal of Comparative Physiology A- Sensory Neural & Behavioral Physiology, 182(3): 259-66.
  6. Covey, E., Casseday, J. H. (1999).Timing in the auditory system of the bat. Annual Review of Physiology, 61: 457-76.
  7. Cryan, P. M., Bogan, M. A., Altenbach, J. S. (2000). Journal of Mammalogy, 81(3): 719-725.
  8. Delorme, M., Thomas, D. W. (1999). Comparative analysis of the digestive efficiency and nitrogen and energy requirements of the phyllostomid fruit-bat (Artibeus jamaicensis) and the pteropodid fruit-bat (Rousettus aegyptiacus). Journal of Comparative Physiology – B, Biochemical, Systemic, & Environmental Physiology, 169(2): 123-32.
  9. Ferreira, R. L., Martins, R. P. (1999). Thophic structure and natural history of bat guano invertebrate communities, with specials reference to Brazilian caves. Tropical Zoology, 12: 231-252.
  10. Heffner, R. S., Koay, G., Heffner H. E. (1999). Sound localization in an Old-World fruit bat (Rousettus aegyptiacus): acuity, use of binaural cues, and relationship to vision. Journal of Comparativa Psychology, 113(3): 297-306.
  11. Helversen, O., Winkler, L., Bestmann, H. J. Sulphur-containing “perfumes” attract flower-visiting bats. Journal of Experimental Biology, 202(Pt14): 1917-30.
  12. Ichida, J. M., Rosa, M. G., Casagrande, V. A. (2000). Does the visual system of the flying fox resemble that of primates? The distribution of calcium-binding proteins in the primary visual pathway of Pteropus poliocephalus. Journal of Comparative Neurology, 417(1):73-87, 2000 Jan 31.
  13. Jones, G. (1999). Scaling of echolocation call parameters in bats. Journal of Experimental Biology, 202 (Pte 23): 3359-67.
  14. Kerth, G., Mayer, F., Konig, B. (2000). Mitochondrial DNA (mtDNA) reveals that female Bechstein’s bats live in closed societies. Molecular Ecology, 9(6):793-800.
  15. Koch, U., Grothe, B. (2000). Interdependence of spatial and temporal coding in the auditory midbrain. Journal of Neurophysiology, 83(4):2300-14.
  16. Korine, C., Zinder, O., Arad, Z. (1999). Diurnal and seasonal changes in blood composition of the free-living Egyptian fruit bat (Rousettus aegyptiacus). Journal ofComparative Physiology Biochemical, Systemic, & Environmental Physiology, 169(4-5):280-6.
  17. Kossl, M., Mayer, F., Frank, G., Faulstich, M., Russell, I. J. (1999). Evolutionary adaptations of cochlear function in Jamaican mormoopid bats. Journal of Comparative Physiology A Sensory Neural & Behavioral Physiology, 185(3):217-28.
  18. Krumbholz, K., Schmidt, S. (1999). Perception of complex tones and its analogy to echo spectral analysis in the bat, Megaderma lyra. Journal of the Acoustical Society of America, 105(2 Pt 1): 898-911.
  19. Kunz, T. H. (1982). Ecology of Bats. Plenum Publishing Corpotation, U.S.A. 18.
  20. Kunz, T. H., Bicer, E., Hood, W. R., Axtell, M. J., Harrington, W. R., Silvia, B. A., Widmaier, E. P. (1999). Plasma leptin decreases during lactation in insectivorous bats. Journal of Comparative Physiology – B, Biochemical, Systemic, & Environmental Physiology, 169(1):61-6.
  21. Liu-TaShiu, Liu- T. S. (1996). Effect of organic matters on the occurrence of the bulb mites on bulb crops. Bulletin of Taichung District Agricultural Improvement Station, 51: 49-57.
  22. Long, R. F., Simpson, T., Ding-TzungSu, Heydon, S., Reil, W., Ding-T. S. (1998). Bats feed on crop pests in Sacramento Valley. California-Agriculture, 52: 1, 8-10.
  23. Laman, T. (2000). Planeadores Salvajes. National Geographic, 10(Octubre): 68-85.
  24. Madsen, P. L. (2000). Danger from rabies-infected bats. Lancet, 355(9207): 934-25.
  25. Makanya, A. N., Maina, J. N., Mayhew, T. M., Tschanz, S. A., Burri, P. H. (1997). A stereological comparison of villous and microvillous surfaces in small intestines of frugivorous and entomophagous bats: species,inter-individual and craniocaudal differences. Source Journal of Experimental Biology, 200 (Pt 18): 2415-23.
  26. Mattews, L. H. (1985). Atlas del Mundo Animal. México.
  27. McFarland, D. (1985). Animal Behaviour Psychobiology, Ethology and Evolution. Pitman Publishing. Great Britan.
  28. Mlot, C. (2000). Bat researchers dispute rabies policy. Science, 287(5462): 2391-2.
  29. Moran, R., Lin, I. J., Zweig, E., Zweig, R., Aviran, H. (1995). Irrigation of biologically grown melons. Agriculture and Equipment International, 47(1-2): 8-10.
  30. Muramatsu-K, Nioh-I. (1994). Effect of the kind of fertilizers on the leaching of the components by rainfall, and growth and load tolerance of turf. Japanese Journal of Soil Science and Plant Nutrition, 65(5): 514-521.
  31. Normar, A. P., Jones, G., Arlettaz, R. (1999). Noctuid moths shows neural and behavioural responses to sound made by some bat-marking rings. Animal Behaviour, 57: 829-835.
  32. Pape, W. J., Fitzsimmons, T. D., Hoffman, R. E. (1999). Risk for rabies transmission from encounters with bats, Colorado. Emerging Infectious Diseases, 5(3): 433-7.
  33. Petit, E., Mayer, F. (2000). A population genetic analysis of migration: the case of the noctule bat (Nyctalus noctula). Molecular Ecology, 9(6): 683-90.
  34. Razak, K. A., Fuzessery, Z. M., Lohuis, T. D. (1999). Single cortical neurons serve both echolocation and passive sound localization. Journal of Neurophysiology, 81(3): 1438-42.
  35. Richarz, K., Limbrunner, A. (1993). The World of Bats, the Flying Goblins of the Night. T.F.H. Publications. U.S.A.
  36. Rosa, M. G. (1999). Topographic organisation of extrastriate areas in the flying fox: implications for the evolution of mammalian visual cortex. Journal of Comparative Neurology, 411(3): 503-23.
  37. Rydell, J., Mille,r L. A. Jensen, M. E. (1999). Echolocation constrains of Daubenton’s Bat foraging over water. Functional Ecology, 13: 247-255.
  38. Rydell, J., Roininen, H., Philip, K. W. (2000). Persistence of bat defence reactions in high Arctic moths (Lepidoptera). Proceedings of the Royal Society of London – Series B: Biological Sciences, 267(1443): 553-7.
  39. Segura, M. L., Aguilar, M. I., Sánchez-Guerrero, M. C., Medrano, E. (1999). Abonos orgánicos en horticultura intensiva. Horticultura, Revista de Frutas, Hortalizas, Flores, Plantas Ornamentales y Plantas de Vivero, 138: 17-20.
  40. Sierra Madre. (1997). Guía para la identificación de murciélagos mexicanos. AMMAC, publicaciones Especiales, número 2. México.
  41. Speakman, J. R., Rowland, A. (1999). Title Preparing for inactivity: how insectivorous bats deposit a fat store for hibernation. Proceedings of the Nutrition Society, 58(1): 123-31.
  42. Starr, C., Taggart, R. (1995). Biology the unity and diversity of life. Wadsworth publishing company. U.S.A.
  43. Taylor, M. L., Chavez-Tapia, C. B., Vargas-Yanez, R., Rodriguez-Arellanes, G., Pena-Sandoval, G. R., Toriello, C., Perez, A., Reyes-Montes, M. R. (1999). Environmental conditions favoring bat infection with Histoplasma capsulatum in Mexican shelters. American Journal of Tropical Medicine & Hygiene, 61(6): 914-9.
  44. Taylor, M. L., Perez, M. A., Yamamoto, Furusho, J. K., Granados, J. (1997). Immunologic, genetic and social human risk factors associated with histoplasmosis: studies in the State of Guerrero, Mexico. Mycopathologia, 138(3): 137-141.
  45. Teeling, E. C., Scally, M., Kao, D. J., Romagnoli, M. L., Springer, M. S., Stanhope, M. J. (2000). Molecular evidence regarding the origin of echolocation and flight in bats. Nature, 403(6766):188-92.
  46. Thompson, G. K. (1999). Veterinary surgeon’s guide to Australian bat lyssavirus. Veterinary Journal, 77(11): 710-712.
  47. Valdez, H., Salata, R. A. (1999). Bat-associated histoplasmosis in returning travelers: case presentation and description of a cluster. Journal of Travel Medicine. 6(4): 258-60.
  48. Voigt, C. C., Winter, Y. (1999). Energetic cost of hovering flight in nectar-feeding bats (Phyllostomidae: Glossophaginae) and its scaling in moths, birds and bats. Journal of Comparative Physiology – B, Biochemical, Systemic, & Environmental Physiology, 169(1): 38-48.
  49. Winter, Y., Voigt, C., Von Helversen, O. (1998). Gas exchange during hovering flight in a nectar-feeding bat Glossophaga soricina. Journal of Experimental Biology, 201 ( Pt 2): 237-44.
  50. Winter, Y., von Helversen, O. (1998). The energy cost of flight: do small bats fly more cheaply than birds? Journal of Comparative Physiology – B, Biochemical, Systemic, & Environmental Physiology, 168(2): 105-11.
  51. Winter, Y. (1999). Flight speed and body mass of nectar-feeding bats (Glossophaginae) during foraging. Journal of Comparative Physiology A-Sensory Neural & Behavioral Physiology, 186(2): 143-53.
  52. Wotton, J. M., Jenison, R. L. (1997). A back propagation network model of the monaural localization information available in the bat echolocation system. Journal of the Acoustical Society of America. 101(5Pt1): 2964-72.
  53. Zhou, X. M., Jen, P. H. (2000). Neural inhibition sharpens auditory spatial selectivity of bat
    inferior collicular neurons. Journal of Comparative Physiology A-Sensory Neural & Behavioral Physiology, 186(4): 389-98.


A lo largo de la historia, el hombre y el murciélago han tenido una relación tormentosa. Sus hábitos nocturnos y especialmente su indiferencia ante la ausencia de luz para maniobrar, que con la maestría de un Van Gogh, evocan nuestros más profundos temores, causando un paranoico sentido de victimación, que en la mayoría de los casos, deviene en su exterminio. Probablemente debido al estilo de vida y aspecto extraño de estos animales han despertado increiblemente la imaginación. Así, los murciélagos han estado asociados con los mitos más sórdidos producidos por la humanidad. Sin embargo, la extensa gamma de idiologías permitió que para ciertos grupos étnicos dotados de un profundo sentido de la conservación y unidad con la naturaleza, el murciélago representara cuestiones menos sombrías. La observación y el análisis de algunos naturalistas de culturas como la maya, permitió conocer facetas más acertadas de estos mamíferos, Camazotz, el dios conocido como murciélago de la muerte (Recordemos su visión de la muerte como un comienzo de una etapa y no como un final ineludible), además de poseer un elevado nivel jerárquico, era concebido como un símbolo de resurrección. Los chinos y cantoneses lo denominan “fu” cuyo kangi comunica un concepto de buena suerte.

Cacamotz
Camazotz

Este tema, dividido en 2 posts sobre murciélagos, intenta desmitificar a los quirópteros dando a conocer algunos puntos interesantes ignorados o evadidos por muchos. En esta primera parte se mostrará su mundo visto a través de los ojos de la biodiversidad y se señalarán algunas de sus estrategias de vida desarrolladas. En la segunda parte se tratará acerca del potencial del murciélago como recurso natural, la importancia del papel ecológico que juega para la permanencia de bosques y otros ecosistemas, e inclusive su aportación al ser humano; sin perder de vista ventajas y desventajas, con el único fin de entender que su realidad biológica es más extraordinaria que cualquier mito o leyenda. Empezamos esta travesía, familiarizándonos con el orden Chiróptera.

CLASIFICACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE LOS MURCIÉLAGOS:

Existen casi 1000 especies en el Orden Chiróptera, todas ellas adaptadas de formas muy diversas; desde una amplia diversidad de dietas, estructuras sociales y costumbres de penderse para descansar.

Los murciélagos y los zorros voladores, son los únicos mamíferos capaces de volar, a diferencia de caguanes, (de la familia Cynocephalidae) y ardillas voladoras (familia Sciuridae) que únicamente planean (Laman, 2000). La forma aerodinámica que poseen las alas, les permite regular la velocidad del vuelo (Winter et al., 1999).

Son animales con notocorda (phylum chordata), que poseen vértebras (subphylum vertebrata), mamíferos (clase mamalia), vivíparos (subclase theria), placentarios (infraclase eutheria) del orden chiróptera (del latín que significa alas en las manos, muy poético ¿no?).

Sus alas están formadas por una membrana elástica y fina, que puede ser considerada un pliegue del cuerpo, el cual se extiende desde los costados hasta los brazos, dedos y patas. Presentan una cola que ocasionalmente es independiente de la membrana (Matthews, 1985). El Orden Chiroptera se divide en dos subórdenes a saber:

Megachiroptera: Comprende a los murciélagos del Viejo Mundo que se alimentan de fruta, este suborden, es la excepción a nuestro concepto común, pues se trata de especies que realizan sus actividades principalmente durante el día y duermen de noche. Entre estas se incluyen los llamados “zorros voladores” y sus parientes. Su hábitat, se circunscribe a zonas de Asia tropical, Oceanía, Australia y África; por ejemplo, en las pluviselvas tropicales de Australia y Nueva Guinea conforman junto con los roedores los únicos mamíferos placentarios representativos de estas zonas; se caracterizan por su tamaño mediano o grande, hasta 1.20 m de envergadura, con ojos grandes y rostro zorruno en la mayoría de ellos.

zorros-voladores
Megachiroptera


Microchiroptera: Incluye especies del Viejo Mundo no frugívoros y todas las especies del Nuevo Mundo. Las especies de murciélagos más conocidos comúnmente pertenecen a este suborden, que son propiamente de tamaño mediano a pequeño, entre 20 y 70 cm de envergadura, con ojos relativamente reducidos y con hábitos nocturnos, capaces de detectar sus presas voladoras por ecolocación, poseen hocicos relativamente cortos y carecen de garra en el dedo índice, lo integran 17 familias (Richarz et al., 1993)

Microchiróptera

Microchiroptera

Las especies de murciélagos que se han descrito para el mundo suman cerca de 927. Apartando las 166 de “zorros voladores” y sus parientes, nos quedan 761 especies. De ese número, en México existen 137 (es decir, el 18 % de la riqueza mundial de especies de microquirópteros).

La distribución de los murciélagos en el planeta está en función de la latitud ,el número de especies tiende a ser mayor hacia las regiones tropicales y menor hacia los polos. En México, por consecuencia, las tierras bajas tropicales del sureste albergan la mayor cantidad de especies, pero dado al mosaico geográfico, las especies de áreas templadas septentrionales son también muy diversas. México cuenta con casi una quinta parte de la riqueza de especies de murciélagos de la tierra.

SUS ESTRATEGIAS E IMPORTANCIA COMO REGULADOR BIOLÓGICO.

Dentro de los mamíferos, existen dos casos ejemplares de degeneración visual, los topos y los murciélagos. Aunque se presenta una fuerte discrepancia dentro de los dos extremos de este orden, ya que los Megachiróptera tienen una visión bien desarrollada, a diferencia de los Microchiroptera (especialmente de los que cazan en el vuelo), que tienen una visión muy pobre, para efectos del vuelo nocturno la utilidad de los ojos es notablemente reducida, y la navegación aérea de los murciélagos cuenta con asistencia especializada, una compensación, su sentido auditivo. Mediante la ecolocalización, el substituto más sofisticado de la visión, se desenvuelven en un mundo tridimensional de sonidos (Mc Farland, 1995). Ésta diferencia en habilidades se refleja también en su morfología.

La ecolocalización, permite al murciélago detectar la presencia de objetos, mediante los ecos producidos. Estos, emiten chillidos en forma de pulsos ultrasónicos de corta duración (de 5 a 15 milisegundos) y de muy alta frecuencia (de 20n a 120 Kilohertz) los cuales estan por encima del umbral humano, pero esto no significa que sean débiles, pues su magnitud en decibeles es comparable a la de un rayo. Estas pequeñas pulsaciones, permiten una acertada medición de los ecos para determinar la distancia del objeto que los produce. Al respecto, Jones et al. (1999), explica la existencia de diferentes escalas en las llamadas de los murciélagos; lo cual permite que cuando los centenares de murciélagos salen a cazar, no choquen entre sí, este hecho fue reafirmado por Wotlon et al. (1997), con la especie Eptesicus fuscus. Otras numerosas investigaciones han sido enfocadas a la correcta comprención de la fisiología de este mecanismo sonoro (Beethom et al., 1999; Covey et al., 1999; Koch et al., 2000; Krumbholz et al., 1999; Razak et al., 1999; Teeling et al., 2000; Zhou et al., 2000), la mayoría coinciden en que a ecolocalización ha sido desarrollada en un tiempo evolutivo relativamente corto (Kossl et al., 1999).

La etología de los murciélagos pertenecientes a los Microchiróptera es muy peculiar, y sus principales distinciones con las especies Megachiroptera son:

  • Hábitos migratorios (Petit et al., 2000).
  • Comportamiento, estructura y distribución de sus refugios.

Como ejemplo, está el caso de los murciélagos “Bechstein”, en donde las hembras, únicamente permiten a sus familiares cercanos intervenir en la crianza de sus vástagos, lo cual es una táctica muy eficaz (Kerth et al., 2000). Otras estrategias consisten en el aumento de tejido graso previo al letargo de hibernación (Speakman et al., 1999) y en el hábitat de gestación, ya que se ha encontrado una relación inversa entre la altitud y la abundancia relativa de hembras fértiles, probablemente como resultado de un costo energético menor, especialmente en cuestiones de termorregulación (Cryan et al., 2000).

Aunado a lo anteior, los murciélagos insectívoros que cazan en zonas lacustres, evitan la periferia del lago, aún siendo la zona de concentración del alimento ya que en este sitio hay demasiada interferencia que los desorienta (Rydell et al., 1999). Por una razón análoga, en el muestreo de murciélagos insectívoros se evita colocar doble anillo en una misma ala, pues emiten señales ultrasónicas que disminuyen su capacidad de caza (Norman et al., 1999).

Existe una fuerte interrelación entre murciélago y el medio ambiente en el que se desarrolla; por ejemplo, uno de los principales alimentos de los murciélagos, las polillas, han coevolucionado con estos desarrollando un sistema auditivo que percibe los llamados ultrasónicos. La relación es tan evidente que la respuesta de las polillas al vivir en un ambiente libre de murciélagos resultaen detrimento de sus capacidades auditiva (Rydell et al., 2000). Se piensa que hay una analogía entre la sensibilidad de las polillas a las llamadas del murciélago y los peces con las ballenas (Astrup, 1999).

Los murciélagos megachirópteros, a diferencia de los insectívoros poseen:

  • Una visión mas desarrollada, parecida a la de los primates (Ichida et al., 2000), ya que tienen proteínas aceptoras de calcio como la parvalbium, calbidina (Rosa, 1999).
  • Diferencias en su estructura gástrica (Makanya et al., 1997; Winter et al., 1998; Delmore et al., 1999).
  • Una mejor adaptación a una dieta baja en nitrógeno.
  • Mayor eficiencia metabólica que las aves (Voigt et al., 1999). A lo largo del año existe un cambio en su composición sanguínea (Korine et al., 1999)
  • Niveles de colesterol muy bajo (Alvarez et al., 1999).

Los murciélagos son animales temidos y hay muchas leyendas y mitos acerca de ellos, pero la realidad es totalmente distinta. Los murciélagos no son animales en exceso desagradables o peligrosos, sino que desempeñan un papel ecológico indispensable, vital para la permanencia de ciertos ecosistemas, así lo veremos en la continuación de este viaje a través del Orden Chiróptera en la siguiente entrada, hasta entonces.

Ya Marcelo Ebrard había informado con anticipación que la Aeronave impactada pertenecía a la Secretaría de Gobernación. Loret de Mola anunciaba que por fuentes extra-oficiales sabía que el Secretario de Gobernación se encontraba a bordo, junto con otras 8 personas.

Juan Camilo Mouriño Terrazo
Juan Camilo Mouriño Terrazo

Ahora está totalmente confirmado, la aeronave que un tiempo antes había sido rodeada por elementos del ejército mexicano en el Aeropuerto de San Luis Potosí es la misma que se encontró impactada en Lomas de Chapultepec, cerca de Perfiérico y Reforma, deteniendo así su curso hacia AICM y, en efecto transportaba a el titular de Segob, Juan Camilo Mouriño de 37 años, así como a José Luis Santiago Vasconcelos funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública. Así lo confirmaron José Cárdenas y Ángel Iturbe, este último Secretario del Trabajo del Sindicato de Controladores de Tránsito Aéreo.

El accidente además dejó un saldo de 40 personas lesionadas, de las cuales 5 se encuentran graves, y más de 50 vehículos y algunos puestos ambulantes “estanquillos” incendiados.

A las 7:20 pm el Presidente Felipe Calderón recibió la noticia de su secretaria particular, cuando se encontraba en un evento de entrega de viviendas en Atotonilco Jalisco, ya en el angar presidencial de la Cd. de México dirigió un mensajea a la Nación a las 9:15 pm. En éste el Presidente lamentó la muerte del Secretario de Gobernación, señalando que era un mexicano inteligente, fiel y comprometido con su patria, y añadió que ahora tenía un motivo poderoso para mantener la lucha por un México mejor, cercano a los ideales compartidos por ambos. Se comprometió también investigar las causas del “accidente”.

El fuego duró mas de 40 minutos, peritos de la PGR Y PGJ y Dirección de Aeronaútica Civil recogen toda la evidencia posible, también se informa que fue a las 18:50 hrs cuando se perdió la comunicación con el jet durante al menos un minuto, e instantes después se presentó la colisión.

Ahora, ya están todas las víctimas identificadas, se encuentran Miguel Monterrubio, Director General de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación; Arcadio Echeverría, Coordinador de Eventos y Administración de la Oficina del Secretario de Gobernación; Norma Díaz, Directora de área en la Dirección General de Comunicación Social de la Segob, además del Capitán Julio César Ramírez Dávalos, el copiloto Alvaro Sánchez, y la sobrecargo Gisel Carrillo. El Ejercito Federal, la PFP y la Policía Capitalina resguardan la zona de desastre.

Ya comienzan a llegar a los pinos otros secretarios y colaboradores del Presidente Calderon Hinojosa, con el fin de conversar acerca del siniestro.

Por cierto. Ya ganó Obama.

Leyendo un libro titulado: “La enseñanza de la biología, aspectos para su estudio en la secundaria” del Profesor Raúl Calixto Flores y publicado por la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) en el 2006, me impresionó la forma en que la asimilación e interiorización alternativa de diversos conceptos se ha convertido en la mayor parte de los casos en un verdadero descalabro para la educación en México.

A grandes rasgos, se trata de un estudio realizado por la UPN en conjunto con la Facultad de ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que versa sobre una evaluación realizada a 114 profesores provenientes de varias escuelas de educación secundaria, acerca de un tema específico a saber: la célula.

El trabajo hace un fuerte énfasis en la concepción alternativa (también llamado aprendizaje previo) que se entiende como una representación mental del mundo generada por experiencias de vida de los sujetos. Se señala que una concepción alternativa puede ser modificada, cambiada o reforzada por influencia de la información proveniente de explicaciones subsecuentes; esto quiere decir, en el contexto de la enseñanaza, que si un alumno tiene una idea incipiente acerca de algún fenómeno (en este caso biológico) y un maestro le brinda explicaciones semejantes a su idea, ésta será afianzada en el alumno o, en su defecto, será modificada y hasta reemplazada por otra; no obstante, la última opción suele ser más difícil de conseguir.

En caso de que el concepto alternativo tenga gran semejanza a una concepción científicamente establecida (CCE), la cual se utiliza como referencia epistemológica fiel, puede ser calificado como aceptable mientras que si su semejanza es menor se denomina parcial. El mayor problema se presenta cuando el concepto alternativo difiere de la CCE, pudiendo ser inadecuado y más aún contradictorio. Cabe mencionar que para otros investigadores como Masachs et al., (2001), una concepción debe calificarse como alternativa, únicamente cuando establece una distinción con las concepciones científicas y concede a la concepción derecho propio.

Adicionalmente, otro factor que afecta la calidad de la enseñanza engloba a las diferentes formas de explicación utilizadas por los profesores, que de acuerdo al autor, pueden incluir las siguientes formas:

  • Antropomórficas, se atribuye un tipo de razonamiento humano a cualquier tipo de sistema biológico o a sus elementos, cómo si éstos tuvieran conciencia de su devenir.
  • Causales, se refieren a la operación e interacción de los elementos estructurales del sistema en todos los niveles de organización de los seres vivos.
  • Descriptivas, se relacionan con la exposición del elemento de interés, la enumeración de sus componentes y la secuencia lineal del fenómeno biológico.
  • Teleológicas, se utilizan los fines para explicar las causas del fenómeno biológico, enfatizando la relación medios-fines.

Todas estas explicaciones, proporcionan al estudiante un acercamiento al conocimiento propio de la biología; no obstante, como ya se había hecho evidente en estudios anteriores, los resultados reafirmaron la existencia de una deficiencia considerable en la capacidad de distinción entre los diferentes tipos de explicaciones, tanto en alumnos como en maestros, de escuelas secundarias. Así por ejemplo, los conceptos de aparato, sistema y hasta órgano, siguen siendo confundidos debido a que no se tiene un panorama claro de la función e inter-relación de los diferentes niveles de organización.

En el marco descrito, un profesor informado acerca de los tipos de explicaciones, puede estructurar esquemas conceptuales organizados, coherentes y más completos, y lo más importante apegados a las CCE, además de evitar aquellos de naturaleza superflua o equívoca. Es necesario mencionar que los libros de texto preparados para este nivel educativo, no están exentos de enfoques incorrectos, por lo que se hace necesario profundizar o comparar con literatura especializada.

Otro dato importante señala que la edad más común en el profesorado es de 40 a 44 años y que predomina el sexo femenino. Las profesiones más comunes son enumeradas por orden de importancia: Biólogo, Dentista, Médico Cirujano (¡Oh sorpresa!), Licenciado en Ciencias Naturales, Veterinario, Ingeniero Bioquímico, entre otras. También llama la atención que el 60.52% de los maestros evaluados no obtuvieron su título profesional, parte se debe a qué anteriormente para la Secretaría de Educación Pública no era requisito el estar titulado.

Pero la problemática que afecta la enseñanaza en biología va más allá y ha tenido un abandono considerable a pesar de estar compuesta por otros múltiples factores. Se enumeran por ejemplo: un horario insuficiente, cuerpo docente con deficiente formación didáctica inicial, tanto en su especiaildad como en áreas pedagógicas; desmotivación y falta de curiosidad del alumnado; descoordinación entre perfiles del profesorado entre los diferentes niveles educativos; escacés de recursos para fomentar el aprendizaje. La correcta comprensión de ciencias como la Biología requiere también de la interiorización, manejo y relación de diversos conceptos científicos; no se hable ya acerca de los inconvenientes que el ambiente creado en las aulas escolares genera, temas todos ya expuestos por el Profesor Escámez Patrana.

En fin, es inquietante y hasta atemorizante el hecho de que la mejora para la enseñanza de la biología representa todo un reto, sobre todo ahora que cieros puntos de las reformas ejercidas lejos de favorecerla la acercan más y más al abismo, reduciendo las horas clase en niveles básicos. Queda ahora en los que en realidad se preocupan por el área educativa, en particular en Biología, la tarea de no dejar que quede rezagada. Diganme ¿qué opinan?.

Heme aquí

Estoy aquí frente al deslumbrante y nocivo monitor a las 9:40 pm escribiendo mi primer post en mi primer blog, con algo como emoción que me sacude y me hace pensar en qué es exactamente lo que debo escribir.

Bien, he llegado a la conclusión de que he de explicar en primer término lo que mi nick significa. Nemiliztli, está claro para algunos que es un vocablo en lengua (mal llamada dialecto) Náhuatl, utilizada por diversas culturas de México y América Central (aunque también en ciertas partes de E. U.), entre las que se incluyen las tan famosas y fascinantes Azteca y Tolteca. Basta decir ahora que la palabra elegida significa “vida”.

¿Por qué Náhuatl?, Bueno, primer respuesta soy Mexicana y tengo un profundo respeto y amor por las culturas precolombinas de mi país, aunque eso no me quita el amar también al producto que con los años ha aparecido después de una recombinación de razas, que pese a que comezó de manera aterradora y trágica, marcó un hito en nuestra evolución. Segundo, soy de la opinión de que es necesario conservar la médula de todas las cosas, y es aquí, en dónde la cultura, conocimiento y lengua de dichos pueblos indígenas, ahora sólo reminiscentes, se presentan como un aporte necesario de conservación.

¿Por qué vida?, Porque este blog nació con el objetivo de convertirse en un espacio para letras que canten a las ciencias de la vida y todo lo relacionado con estas, desde distintos enfoques además del científico y el poético, aunque con las explícitas limitantes de índole humano que suelen tener propósitos tan ambiciosos como este.

Finalmente algo de mí. Soy Bióloga, lo que me llevó a mi licenciatura fue el excesivo amor que profeso a animales y plantas, lo que me mantiene en actualización y escribiendo este blog es lo mismo, no obstante, ahora es aún más excesivo, y es ésto lo que me ha hecho también dirigir atención a todos aquellos hechos que pueden intervenir en su estudio y apreciación. ¡Ah que diversidad!, aquí les estaré escribiendo…